Francesc Mestre

Galerista y publicista. Ha dirigido varias galerías de arte como la Sala Adrià o la galería René Metras y, desde 2001, la galería Francesc Mestre Art. Fue marchando de Guinovart, Ràfols Casamada, Erwin Bechtold, Artigau o Serra de Rivera, entre otros.

ENEMIGOS DEL ARTE (3): LA MODA

ENEMIGOS DEL ARTE (3): LA MODA

“Modas” de Antoni Roca

Recuerdo la primera vez que visité la Feria de Arte de Basilea a principios de los 70 del pasado siglo. La moda era entonces el Op-Art y el Arte Cinético, la galería de Arte de referencia era Denise René que tenía Vasarely como gran figura y la mayoría de galerías presentaban obras de estas tendencias.

El año siguiente participó como expositora la Galería Adrià, que yo dirigía. Me sorprendió comprobar que las tendencias del año anterior estaban en liquidación y que lo que entonces se imponía era el Hiper-realismo, que al cabo de un año también se liquidaba. Esto me confirmó lo absurdo de las modas artísticas y tomamos la decisión de mantener la galería con criterios de eclecticismo.

Cada año, en el mes de febrero, se celebra en Madrid la Feria Arco. No se trata simplemente de una actividad comercial y profesional sino que viene a ser el gran acontecimiento nacional de las artes plásticas puesto que presenta “el avance de la moda primavera-verano; lo que se va a llevar”. Está dirigida por fundamentalistas que, como si dispusiesen de un “calidadímetro” dictaminan cuales de sus colegas merecen el “honor” de ser admitidos en una feria comercial de Arte que pretende “orientar” al público, al que consideran ignorante, (a todos, excepto a ellos mismos) respecto a lo que es bueno. No voy a exponer mis consideraciones respecto a subvenciones y chanchullos que enturbian este acontecimiento.

A principios de los setenta del siglo XX, en el Grand Palais de París se celebró una gran exposición de Paul Cézanne formada por todas las obras de este artista, propiedad de las Colecciones Nacionales Francesas. Entonces se podían visitar estas muestras sin necesidad de compra anticipada de entradas, ni siquiera de sufrir largas colas. Me impresionó profundamente puesto que, para mi, Cézanne es uno de los grandes renovadores del Arte.

Además de las obras había mucha documentación y, entre ella llamó mi atención una carta que el artista había enviado al presidente del Paris Salon, explicando que había enviado un par de obras y que deseaba saber si habían merecido ser seleccionadas. En el margen del documento había una anotación manuscrita: “Archívese sin contestar. Lo que ha enviado es un insulto al arte”.

Desde 1863 hasta 1870, Cézanne fue siempre rechazado. Supongo que entonces, el jurado del Paris Salon debía ser lo máximo como prestigio oficial igual que lo es ahora el Comité Organizador de la ínclita feria Arco. Me permito concluir con una anécdota: en una conversación con un expositor en dicha feria, hace ya muchos años, me manifestó que le había funcionado muy bien, puesto que había vendido un Anglada Camarasa, que había llevado, eso sí, escondido en su almacén.

Y así funciona el tinglado.

Francesc Mestre Bas

Barcelona, abril 2019

Contacta’ns

Vols rebre els articles directament al teu correu? Més informació sobre algun tema? Estàs interessat/da en adquirir obres.
No dubtis en preguntar-nos el que vulguis, estarem encantats d’atendre’t.