Francesc Mestre

Galerista y publicista. Ha dirigido varias galerías de arte como la Sala Adrià o la galería René Metras y, desde 2001, la galería Francesc Mestre Art. Fue marchando de Guinovart, Ràfols Casamada, Erwin Bechtold, Artigau o Serra de Rivera, entre otros.

ENEMIGOS DEL ARTE (5): LA FALTA DE VISIÓN

ENEMIGOS DEL ARTE (5): LA FALTA DE VISIÓN

“Paisatje y retrato” de Rafael Benet

El año 1981 fue el Año Picasso y se dedicó, con carácter universal, a conmemorar el centenario de su nacimiento. Este reconocimiento tuvo un especial énfasis en las ciudades que habían tenido un protagonismo relevante en la vida del ilustre artista y, naturalmente, Barcelona fue una de ellas.

El Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid acogió la gran antológica (noviembre-diciembre de 1981), que posteriormente exhibió el Museo Picasso de la ciudad Condal (enero-febrero de 1982). Coincidiendo con ella el Ayuntamiento barcelonés organizó, en El Tinell, otra muestra complementaria: “Picasso y Barcelona”, de la que guardo un gran recuerdo. Si bien las grandes pinturas del artista figuraban en la antológica, la muestra acogía, aparte de una cuidada serie de dibujos del ilustre malagueño, una selección de pinturas y dibujos de sus amigos barceloneses: Rusiñol, Casas, Nonell, Canals, Anglada Camarasa, Mir, Meifrén, Manolo, Casagemas, S. Junyent, Gargallo, J. González, Torres García, Utrillo, Sunyer…

Esta muestra me resultó tan interesante como la misma antológica y evidenciaba el nivel creativo de nuestros artistas en el paso del s. XIX al XX y como influenciaron en la formación de este genio universal. Si hubiésemos tenido la inteligencia necesaria, habríamos batallado para exportar esta exposición por el mundo, ya que era una ocasión perfecta para dar a conocer obras de algunos artistas internacionalmente desconocidos pero cuya influencia sobre la formación de Picasso fue, sin duda, decisiva.

La Feria de Arte de Basilea dedicaba, en la década de los 70 del pasado siglo, cada año un gran espacio a un estado para que diese a conocer una visión global de la creatividad de sus artistas. Recuerdo los pabellones de Gran Bretaña, Alemania, USA, Canadá y, de manera especial el de Francia, el cual fue comisariado por la galerista Dénise René, quien prescindiendo del nombre del estado (France) lo tituló PARIS. Ello le permitió la inclusión de nombres como Picasso, Miró, González, Chagall, Hartung, Modigliani, Giacometti, Arp… mezclados con los artistas franceses. Una selección tan inteligente como justa, puesto que los artistas extranjeros debieron su promoción en gran parte a la pantalla que les ofreció la “Ville Lumière”.

También recuerdo, con pena, el año que el pabellón se dedicó a España. Se encargó a la gran galerista Juana Mordó quien tuvo que soportar presiones de algunos compañeros de profesión, especialmente de Madrid. Finalmente en una tensa reunión, a la que asistí con René Métras, se logró incorporar algunos artistas “periféricos”. Fue ésta otra ocasión desaprovechada. Arco ha intentado copiar la idea de Art Basel al dedicar la feria cada año a un “país invitado”, pero ni se acerca al rigor e interés de la iniciativa de Basilea.

Francesc Mestre Bas

Barcelona, septiembre 2019

Contacta’ns / Contáctanos

Vols rebre els articles directament al teu correu?  Estàs interessat/da en adquirir obres? No dubtis a preguntar el que vulguis, estarem encantats d’atendre’t.

¿Quieres recibir los artículos directamente a tu correo? ¿Estás interesado/a en adquirir obras de arte? No dudes en preguntarnos lo que quieras, estaremos encantados de atenderte.