Francesc Mestre

Galerista y publicista. Ha dirigido varias galerías de arte como la Sala Adrià o la galería René Metras y, desde 2001, la galería Francesc Mestre Art. Fue marchando de Guinovart, Ràfols Casamada, Erwin Bechtold, Artigau o Serra de Rivera, entre otros.

LOS GRUPOS (II)

LOS GRUPOS (II)

ARTISTAS REUNIDOS

“Exposición internacional” cartel litográfico de Ricard Canals. 53’5×34’5cm.

En verano de 1928, Barcelona se preparaba para la Exposición Internacional del año siguiente; Antoni Badrines, Tomás Aymat y Jaume Mercadé visitaron al Presidente del FAD, Santiago Marco para pedir que las Artes y la Industria estuvieran presentes de manera destacada tal y como lo habían estado en la Exposición de Artes Decorativas de París de 1925, ya que los réditos habían sido evidentes.

España se encontraba bajo la dictadura de Primo de Rivera y sufría los obstáculos que los dirigentes ineptos suelen dedicar a la Cultura y a la Industria, por lo que tuvieron claro que nadie les ayudaría y que la promoción debían hacerla ellos mismos y con urgencia, puesto que las fechas se les echaban encima, por lo que se apresuraron a resolver, de manera imediata, los diferentes problemas que se les presentaban.

Debía construirse un pabellón, decidieron que fuera una casa moderna, con todos los refinamientos de lujo, confort e higiene. Se eligió como arquitecto a Santiago Mestres, quien diseñó un magnífico edificio Decó. Joaquim Massana, gerente de «Material y Obras, S.A.» aceptó construirlo y financiarlo generosamente, asumiendo que cobraría así que fuera posible.

Quedaban aún más trámites por resolver, el primero era constituirse como entidad legal. Para no perder ni un minuto, acordaron denominarse «Artistes Reunits de Barcelona» y, una vez escriturados, el 9 de junio de 1929 ya tenían personalidad legal y derecho a solicitar un espacio donde establecer el pabellón. También contaban con el apoyo del gran coleccionista Lluís Plandiura.

Excuso detallar el maltrato que la Junta de la Exposición les dedicó, cambiando el emplazamiento una y otra vez hasta que el Marqués de Foronda intervino, permitiendo así que se pudieran empezar las obras. Al cabo de seis meses, casualmente el 1 de octubre, se pudo inaugurar solemnemente. Participaban cincuenta y seis colaboradores, desde industrias como Catalana de Gas y Electricidad, E.F. Escofet y Ca, Almacenes El Águila o Myrurgia, hasta artistas tan reconocidos como Enric Casanovas, Pablo Gargallo, Llorens Artigas, Josep Obiols, o J. de Togores, por citar sólo algunos.

En esta instalación se hicieron conciertos, presentaciones, recitales, fiestas, gastronomía … El Jurado Internacional de Recompensas, ya había emitido su veredicto y les había otorgado el Gran Premio, haciendo constar que “el mejor de toda la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, era el Pabellón de los Artistas Reunidos». Finalmente se les comunicó la concesión del preciado galardón mediante una hoja impresa, donde constaba que les habían concedido el Gran Premio «por los productos expuestos» (sic.).

Y ahora, permítanme unas reflexiones: ¿Cómo es posible que una actividad como esta sea tan desconocida? ¿Cómo es posible que si se ha restaurado el Pabellón Mies Van der Rohe, lo cual me parece muy bien, nadie haya propuesto recuperar este maravilloso edificio de Art Decó? Y finalmente resaltar que en aquella ocasión las Artes y la Industria trabajaron codo con codo para conseguir la excelencia.

Francesc Mestre Bas

Barcelona, mayo 2021

Contacta’ns / Contáctanos

Vols rebre els articles directament al teu correu?  Estàs interessat/da en adquirir obres? No dubtis a preguntar el que vulguis, estarem encantats d’atendre’t.

¿Quieres recibir los artículos directamente a tu correo? ¿Estás interesado/a en adquirir obras de arte? No dudes en preguntarnos lo que quieras, estaremos encantados de atenderte.